Si la piedra se encuentra en el uréter (conducto que lleva orina del riñón a la vejiga), el médico puede usar un ureteroscopio. Este delgado instrumento se inserta en la uretra (el conducto que conduce la orina hacia fuera de la vejiga al orinar), llega a la vejiga y, luego, hacia el uréter. El cirujano atrapa los cálculos con una pinza y puede romperlos con un dispositivo especial o con láser, y finalmente, los saca.ureter2