Circuncisión láser

La circuncisión consiste en retirar el fragmento de prepucio que se retrae sobre el glande del pene y volver a unir los extremos de la piel del pene ya sin el excedente que cubría al glande, de tal forma que el glande quedará siempre expuesto.

El procedimiento lo realizamos en el consultorio, con una cautelosa higiene de los genitales, bajo anestesia local, no usamos bisturí para cortar la piel, el corte del excedente de la piel se hace con el laser que al mismo tiempo de cortar va sellando el tejido para que no sangre y finalmente, aplicamos un pegamento especialmente diseñado para unir la piel. No usamos suturas.

Motivos por los que realizamos la circuncisión laser:

1. Fimosis: es la imposibilidad parcial o total de retraer hacia atrás el prepucio.

2. Balanitis recurrente: infecciones del glande y prepucio recurrentes.

3. Verrugas genitales: un tratamiento más definitivo para evitar recurrencias.

4. Deseo de tener una mejor apariencia e higiene genital.

 

Ventajas de la circuncisión laser:

 

1. Menor inflamación y mínimo dolor.

2. Mucha más rápida recuperación.

3. Menor costo.

4. Cicatrización más estética.

5. Mejor higiene y apariencia.

6. Menor riesgo de adquirir infecciones de transmisión sexual.