kidney-stones3

¿Qué es un cálculo?

Un cálculo es una masa sólida y dura que se puede formar en la vesícula biliar, la vejiga  y los riñones. Estos tipos de cálculostienen diferentes causas y se tratan de formas diferentes.

Este sección trata sobre los cálculos renales y ureterales. Estos se forman en el riñón y se quedan ahí o se desplazan al uréter(Fig. 1).

Los cálculos renales se forman cuando los minerales o sales ácidas de la orina cristalizan. La mayoría de los cálculos se expulsan al orinar. No obstante, algunas veces los cálculos se atascan en el uréter, bloquean el flujo normal de la orina y provocan síntomas. También puede que los cálculos sean demasiado grandes para salir del cuerpo. En ambos casos usted puede necesitar tratamiento para extraer el cálculo.

Fig. 1: el tracto urinario.

¿Qué provoca los cálculos renales?

Cualquier persona puede desarrollar un cálculo renal durante su vida. Los cálculos pueden formarse si hay un desequilibrio en la manera en que su cuerpo produce orina. Esto puede estar relacionado con cuánto bebe y si hay sustancias en su orina que desencadenan la formación de cálculos.

Los cálculos renales y ureterales son muy frecuentes, pero es difícil saber cuántas personas padecen esta condición en Europa.

Un cálculo o lito es una masa dura que se desarrolla a partir de cristales los cuales se encuentran en la orina dentro del tracto urinario. Pueden ser encontrados en el riñón o dentro del uréter (el tubo que saca la orina del riñón a la vejiga).

Los cálculos renales y ureterales pasan a menudo sin ningún síntoma o molestia, pero esta condición puede ser considerada dentro de las experiencias más dolorosas conocidas. En el pasado, se conocía como la “enfermedad de la cenicienta”, ya que era un padecimiento frecuente pero con poca visibilidad publica. En nuestros días, mas personas están propensas a formar cálculos por los cambios en el estilo de vida y dieta occidental.

Datos de interés

  • Los cálculos son frecuentes: 1 de cada 10 personas formaran un cálculo en algún momento.
  • Tienes una posibilidad de 5 a 10% de formar cálculos durante tu vida.
  • Los hombres forman cálculos más frecuente que las mujeres con un ratio 3 a 1. Esta diferencia es menor debido quizás a los cambios del estilo de vida y la dieta.
  • Hay más posibilidad de formar un cálculo entre los 30 a 50 años.
  • Pacientes que forman cálculos lo hacen más de una vez en su vida.

¿Son todos los cálculos iguales?

No. Existen cuatro tipos principales de cálculos.

1. Cálculos de alguna sal de calcio: Son los más frecuentes. Una dieta normal contiene calcio, el que es necesario para el metabolismo de huesos, dientes, etc. La eliminación o excreción en exceso de calcio por parte de los riñones puede llevar a la formación de cálculos de calcio (el más frecuente es de oxalato de calcio).

2. Cálculos de Struvita: Se forman, generalmente, después de una infección urinaria producida por ciertas bacterias capaces de desdoblar la urea y son cálculos de sales de fosfato, amonio y magnesio.

3. Cálculos de ácido úrico: Se forman en orina muy ácida y por exceso de ácido úrico en la orina. Estos pacientes deben disminuir la ingesta de carnes y aumentar el consumo de líquidos.

4. Cálculos de cistina: Se ven en familias con una alteración genética, hereditaria, que eliminan cistina en la orina, con formación recurrente de cálculos.

¿Qué se puede hacer para prevenir los cálculos en los riñones?

Beber mucha agua. El agua ayuda a eliminar las sustancias que forman las piedras o cálculos en los riñones. Si ya ha tenido antes una piedra, hable con su médico sobre otras formas de evitar nuevas apariciones. Existe un estudio que permite detectar alteraciones en el metabolismo (funcionamiento del organismo) y lograr prevenir la formación de nuevos cálculos.

Síntomas de cálculos renales y ureterales.

A menudo se asocian los cálculos renales y ureterales con dolor. No obstante, los síntomas pueden variar desde dolor intenso a nada de dolor, dependiendo de las características del cálculo, como el tamaño, forma, y localización del cálculo en eltracto urinario (Fig. 1).

Fig. 1: el tracto urinario.
Fig. 1: el tracto urinario.

Dolor intenso (cólico renal)

Si el cálculo bloquea el flujo normal de la orina a través del uréter usted sentirá dolor intenso, conocido como cólico renal. Esto supone un dolor agudo en la zona lumbar y el costado (la parte del cuerpo desde las costillas hasta la cadera). Si el cálculo no está en el riñón sino en el uréter, usted puede sentir dolor en la ingle o el muslo. Los hombres también pueden tener dolor en los testículos (Fig. 2).

El cólico renal está provocado por un aumento repentino de la presión en el tracto urinario y en la pared de los uréteres. El dolor no es constante y no disminuye si cambia de posición. Se describe como una de las experiencias más dolorosas, similar a dar a luz.

Otros síntomas que pueden acompañar a un cólico renal son:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Sangre en la orina (la orina tiene color rosado)
  • Micciones dolorosas
  • Fiebre

El cólico renal es una situación de urgencia y usted debe ponerse en contacto con su médico de familia o con el hospital más cercano para aliviar el dolor. En caso de fiebre alta usted debe buscar ayuda médica inmediatamente.

Fig. 2: área de posible dolor del cólico renal.
Fig. 2: área de posible dolor del cólico renal.

Dolor sordo o ningún síntoma

Los cálculos también pueden provocar un dolor sordo, recurrente en el costado. Este tipo de dolor también puede ser un síntoma de otras enfermedades, de forma que tendrá que realizar pruebas médicas para averiguar si usted tiene cálculos renales o ureterales.

Algunos cálculos no provocan ninguna molestia. Éstos se llaman cálculos asintomáticos y son normalmente pequeños. Por lo general, los cálculos asintomáticos se descubren durante una radiografía u otro procedimiento por imagen para otras enfermedades.